Industria europea del cobre

Estructura de la industria del cobre en Europa

La industria directa del cobre en la UE está compuesta por cerca de 500 empresas, tiene una facturación estimada en torno a los 45.000 millones de euros y emplea a unas 50.000 personas.

Además, los sectores aguas abajo basados en el valor añadido obtenido mediante el uso de productos de cobre (por ejemplo, las empresas de servicios energéticos, automoción, fontanería, climatización y electricidad, los fabricantes de equipos electrónicos y los instaladores de cubiertas), emplean a varios millones de personas y representan una parte significativa del tejido industrial de la UE.

El primer eslabón de la cadena de valor del cobre está formado por tres sectores distintos:

  1. Sector minero: que extrae el mineral en estado natural y lo convierte en “concentrado” (compuesto aproximadamente por un tercio de cobre, otro tercio de azufre y un tercio de silicato de hierro).
  2. Productores de cobre (fundiciones y refinerías): que convierten el concentrado, los materiales intermedios importados y la chatarra al final de su vida útil en metal.
  3. Fabricantes de semielaborados: que transforman el metal, junto con la chatarra limpia, en productos, como alambres, tubos, chapas y bandas, para su uso posterior.

El número de empresas que operan en estos tres sectores es muy reducido.

Cadena de producción del cobre

Empresas mineras

En 2016, la producción minera en la UE ascendió a 916 kilotoneladas de cobre, lo que supone cerca del 5% de la producción mundial (fuente: International Copper Study Group – ICSG). Las principales minas de cobre de la UE están en Finlandia, Polonia, Portugal, España y Suecia.

Productores (fundiciones y refinerías)

En 2016, la producción de cobre refinado en la UE se situó en 2,6 millones de toneladas, lo que representa el 12% de la producción global (fuente: ICSG). Los principales centros de producción están situados en Alemania, Polonia, España, Suecia, Finlandia, Bélgica y Bulgaria. Hoy en día, seis empresas emplean a cerca de 10.000 personas en una docena de refinerías de la UE. Solo las refinerías de dos empresas están parcialmente integradas con sus propias actividades mineras.

Los productos finales de la fusión y el refino (cátodos de cobre), se obtienen a través de procesos de electrólisis. Estos productos se pueden vender directamente en el mercado o  fundir y moldear en formas, habitualmente conocidas como billets (tochos) y lingotes, que facilitan su procesamiento por parte de los usuarios aguas abajo.

Cerca del 45% del suministro de materia prima a las refinerías de cobre de la UE se compra en el mercado internacional, en forma de concentrados, blíster, ánodos y chatarra de cobre. El 55% restante procede de las minas de la UE, los residuos y la chatarra de cobre. Dado que los precios de los metales son globales, cada vez resulta más difícil para los productores europeos competir en el mercado internacional por la materia prima primaria y secundaria (chatarra) que necesitan.

Fabricantes de semielaborados

Los productos de las refinerías (cátodos, billets y lingotes) son la principal materia prima para los fabricantes de productos semielaborados. Con una producción de más del 150% de la producción de las refinerías de la UE, los fabricantes de semielaborados necesitan importar cátodos y/o asegurarse el acceso a un volumen significativo de chatarra “limpia” – en torno a 1 millón de toneladas al año.

La producción de productos semielaborados de cobre y aleaciones de cobre en 2016 alcanzó las 4,4 millones de toneladas (fuente: ICSG); esto es, cerca del 20% de la producción mundial. La gama de productos semielaborados es muy amplia, aunque comprende principalmente barras, perfiles, alambres, tubos, chapas y bandas. Las aplicaciones son aún más diversas y abarcan sectores como la ingeniería eléctrica, automoción, construcción, maquinaria, astilleros, aeronáutica e instrumentos de precisión.

El sector del alambrón supone más de la mitad de la producción de semielaborados, con cerca de 20 empresas que emplean a unas 3.000 personas en total. Además, alrededor de 80 empresas – con unos 35.000 empleados en toda la UE – producen barras, alambres, tubos, chapas y bandas de cobre y de aleaciones de cobre. Cerca de 30 empresas cuentan con fundiciones propias para la producción de lingotes, billets y otras formas, mientras que el resto compran lo que necesitan en el mercado comercial.

Se calcula que en el mercado de la UE existen más de 500 aleaciones de cobre diferentes. Los elementos que más se utilizan en estas aleaciones son zinc, níquel, plomo, estaño, plata y berilio.

Haz clic en este enlace para conocer a los asociados del Instituto Europeo del Cobre (European Copper Institute – ECI).

Descubre más información sobre el mercado del cobre, sobre su demanda y su valor económico.