¿Tratas con la electricidad de una forma segura?

¿Tratas con la electricidad de una forma segura?

Dos peligros habituales asociados con el uso de la electricidad son los incendios y las electrocuciones. En ambos casos, las consecuencias pueden ser graves e incluso mortales. Los electrodomésticos modernos que conectamos a nuestra instalación eléctrica son generalmente seguros – en   Europa, por ejemplo, deben cumplir con determinadas normas de seguridad y llevar un marcado CE. Sin embargo, la forma en que usamos estos aparatos es responsabilidad nuestra y ahí es donde a veces las cosas salen mal. Echemos un vistazo a cómo se suelen hacer las cosas.

Tomas de corriente

Básicamente, una toma de corriente se debe utilizar para conectar un solo dispositivo. En la práctica, cuando no hay disponibles suficientes tomas de corriente, a menudo se utilizan ladrones que permiten conectar dos o tres aparatos a la misma toma de corriente. Algunas personas se dejan llevar y construyen un árbol de ladrones, conectando hasta diez dispositivos diferentes al mismo tiempo a una sola toma de corriente. Esto supone un claro riesgo de incendio. Cada conexión eléctrica provoca una cierta cantidad de resistencia eléctrica. Cuanto mayor sea la resistencia, mayor será la temperatura de la toma de corriente. Una toma de corriente sobrecargada por el uso de ladrones, comenzará a cambiar de color alrededor de los enchufes, hacia un tono entre marrón y negro. El siguiente paso podría ser un incendio. ¿Y si se produce cuando estás dormido?

Bases múltiples y alargadores

Lo mismo ocurre con los alargadores, con o sin base múltiple. La capacidad total máxima viene indicada en las bases múltiples; superar este máximo genera una situación peligrosa. Las tomas individuales y los alargadores se pueden sobrecalentar si se utilizan por encima de su capacidad máxima, lo que a su vez conduce al riesgo de un incendio. Además, siempre debe evitarse ocultar los cables alargadores por debajo de alfombras u otros materiales inflamables. Cada cable tiene una cierta resistencia, generando una cantidad limitada de calor. El cable necesita liberar ese calor hacia el entorno que lo rodea. Cuando se oculta, la transferencia de calor no es posible.

La respuesta a este problema es asegurarse de que hay suficientes tomas de corriente en la instalación eléctrica doméstica. Con esto se evita los riesgos de sobrecalentamiento de alargadores, bases y ladrones.

Iluminación

En la práctica, es el propietario de la casa quien suele instalar los dispositivos de iluminación. Es importante que la conexión sea correcta y segura. Un propietario sensato comprobará que la conexión entre la instalación fija (el cableado que sale del techo o la pared) y el dispositivo de iluminación se ha realizado correctamente. Cuando el dispositivo de iluminación tenga partes metálicas, también tendrá una conexión de puesta a tierra. En este caso, el cable de puesta a tierra también necesita ser conectado correctamente, con el fin de evitar el peligro de electrocución.

Cables

Los cables sueltos de los electrodomésticos están sujetos a desgaste. El resultado puede ser una rotura en el cableado interno que puede llevar a un mal contacto. Cuando notes que ha ocurrido esto, debes reemplazar inmediatamente el cable o, mejor aún, llamar a una persona cualificada para que lo haga por ti. Un mal contacto puede provocar un incendio.

Cuando la parte exterior de un cable esté dañada o desgastada, el aislamiento de la protección contra electrocución ya no será eficaz. En este caso también es necesario sustituir el cable.

¿Hacerlo uno mismo?

Todos tendemos a pensar que somos buenos conductores. Del mismo modo, muchas personas piensan que son buenos manitas. Es por eso que las tareas eléctricas domésticas a menudo las termina haciendo uno mismo. Sin embargo, nuestro consejo es que no lo hagas por ti mismo. Trabajar con componentes eléctricos es demasiado peligroso como para dejarlo en manos de alguien que no sea un profesional. Ponte en contacto con un electricista certificado para resolver cualquier problema. Puede costar un poco más, pero a cambio te garantiza seguridad.