Sistemas de intercomunicación: llaman a tu puerta

Sistemas de intercomunicación: llaman a tu puerta

¿Eres de los que, tan pronto como suena el timbre de la puerta, dejan inmediatamente todo lo que están haciendo para ir a abrir? Corres hacia la puerta principal y la abres sin saber quién llama, sólo para ver que la persona que llamaba ya se ha marchado. Llegar demasiado tarde es algo que ocurre con frecuencia en estos casos.

Cuando eres mayor y ya no es tan fácil correr a la puerta, es más cómodo y más seguro reemplazar el sistema de timbre tradicional con una instalación más moderna. Echemos un vistazo a las posibilidades.

Las desventajas de un sistema de timbre de puerta tradicional

  • No saber quién está en la puerta. Especialmente por la tarde y la noche, esto aumenta el riesgo de visitantes indeseados.
  • Puede que no oigas el timbre desde todas las habitaciones de la casa o desde el jardín, haciendo que no siempre puedas atender a la puerta.
  • Cuando suena el timbre, tienes que correr a la puerta principal. De lo contrario, el visitante podría pensar que no estás en casa e irse. Esto puede ser un problema cuando se es mayor o cuando una limitación física te ralentiza.
  • Cuando estás enfermo en la cama, no se puede abrir la puerta al médico, la enfermera, la familia, etcétera.

Otras posibilidades

Como alternativa al timbre tradicional, se puede optar por un sistema de intercomunicación, que puede ser de dos tipos: los sistemas de audio y de vídeo. En su forma más simple, los sistemas de audio consisten en un timbre en la puerta principal, un altavoz y un micrófono. Dentro de la casa, se instalan varios dispositivos para contestar las llamadas.

Para los sistemas de vídeo, la instalación exterior se compone de una cámara y una luz para la noche. Los dispositivos interiores están equipados con una pantalla que muestra a la persona que está en la puerta. Ambos sistemas ofrecen la posibilidad de abrir la puerta de forma remota. Esto último es muy útil sobre todo cuando alguien que conoces está en la puerta.

En cualquier caso, ya no tiene que abrir primero la puerta para saber quién es la persona que está llamando y decidir si deseas invitarla a entrar.

Más comodidad

También puedes optar por conectar el timbre de la puerta a la instalación telefónica de tu casa. En el caso de un sistema de audio, cada teléfono se puede utilizar para responder tanto una llamada de teléfono como el timbre de la puerta. Incluso puedes configurar un tono diferente para el timbre de la puerta. También puedes apagar algunos teléfonos (por ejemplo, en la habitación de los niños) cuando alguien llama a la puerta por la noche.  Los sistemas de vídeo también se pueden conectar a una instalación telefónica. Puede instalar teléfonos con una pequeña pantalla en algunos lugares de la casa y utilizar los teléfonos sin pantalla en otros lugares.

Cuando no hay instalación de teléfono, o como una posibilidad separada, la funcionalidad se puede extender a móviles y smartphones. Incluso si estás disfrutando de un día soleado en el jardín o estás en el trabajo, puedes contestar a cualquier visitante que llame a la puerta principal. El visitante creerá que estás en tu casa, mientras puedes estar en cualquier parte. Puedes decirle a la persona de la empresa de transportes, que deje el pedido que hiciste en Internet en la casa del vecino. Durante las vacaciones puede dejar entrar a alguien de confianza dentro de la casa para regar las plantas y cuidar del gato. Ya no tienes que darle a esa persona una copia de las llaves que pueda perderse o caer accidentalmente en manos equivocadas.