¿Prefieres una red doméstica inalámbrica o por cable?

¿Prefieres una red doméstica inalámbrica o por cable?

Resulta fácil contestar a esta pregunta cuando se trata de nuestra casa; de hecho, necesitamos ambas. Algunos aparatos como el smartphone, la tableta y el portatil utilizan la red WiFi. Otros aparatos, como el ordenador de sobremesa, la impresora de red, el reproductor multimedia, la smart TV y el descodificador de la TV digital, prefieren la conexión por cable.

Ambos tipos de redes tienen sus ventajas pero también sus inconvenientes. Sin embargo, la lista de inconvenientes es más larga en el caso de la red Wi-Fi.

Red por cable

Ventajas:

  • Conexión my fiable, en cualquier momento.
  • Su funcionamiento no se ve afectado por otros aparatos cercanos (es decir, por los de los vecinos).
  • Alta velocidad – varios usuarios pueden utilizar simultáneamente la misma red sin ningún efecto sobre la velocidad de conexión.
  • Alta protección contra ataques externos.
  • Precio relativamente bajo.


Inconvenientes:

  • Los aparatos necesitan estar conectados en ubicaciones fijas; el usuario dispone de una flexibilidad limitada. Por ejemplo, no es posible trabajar con el portatil en el jardín.
  • No puede utilizarse para aparatos que solo permiten una conexión inalámbrica.

Red Wi-Fi

Ventajas:

  • Pueden utilizarse aparatos inalámbricos en cualquier lugar de la casa y, a veces, incluso en el jardín.
  • La conexión Wi-Fi puede ser una solución en aquellos sitios en los que no se dispone de  una conexión por cable.


Inconvenientes:

  • No puede utilizarse para aparatos que sólo admiten conexión por cable.
  • Menos fiable, depende de las circunstancias.
  • Resulta dificil conocer su alcance de antemano. Esto depende en gran medidad de los materiales usados en el interior de la casa. Las paredes de hormigón, las ventanas de aluminio y los radiadores de la calefacción pueden debilitar la señal hasta un 90%, dificultando la comunicación. Si el alcance es demasido bajo, la instalación de un repetidor de señal puede solucionar el problema.
  • En muchas ocasiones, la red Wi-Fi es más lenta que la conexión por cable. La velocidad puede reducirse dráticamente cuando varios usuarios utilizan la misma red.
  • La velocidad que mencionamos nunca es igual a la velocidad de tu tráfico de datos, ya que se necesita un tráfico adicional para gestionar la comunicación entre los aparatos inalámbricos y el router. Esta información adicional que se añade a los paquetes de datos puede suponer una parte significativa del total de banda ancha disponible.
  • Otros aparatos que funcionan en la misma frecuencia (microondas, teléfonos DECT, escucha-bebés, otras redes Wi-Fi en el mismo canal, etc.) pueden interferir la señal.
  • Menor protección contra usos o ataques externos.
  • Aunque todavía no hay pruebas científicas que lo confirmen, algunas personas creen que la radiación electromagnética puede tener un impacto negativo sobre la salud.

Depende de ti

Si instalas una red en una vivienda antigua, probablemente preferirás una conexión inalámbrica, salvo que puedas añadir cables. Sin embargo, para una casa nueva es preferible instalar una red por cable sólida, completada con una pequeña red inalámbrica para los aparatos que requieren de una conexión Wi-Fi.

Imagen cedida por Niko

Los materiales usados para paredes, suelos y techos pueden reducir el alcance de los sistemas inalámbricos: 1. Paredes de ladrillo (20-40% de pérdida de señal); 2. Paredes de madera o yeso (5-20%); 3. Hormigón armado (40-90%); 4. Metales (90-100%). © Niko