Más de 400 instalaciones de cobre antimicrobiano en todo el mundo ayudan a prevenir el contagio de enfermedades

El término “cobre antimicrobiano” (Antimicrobial Copper) engloba a una familia de metales compuesta por el cobre y más de 500 aleaciones de cobre – como el latón y el bronce –, que contribuye a prevenir el contagio de infecciones causadas por virus y bacterias que pueden encontrarse en las superficies que tocamos.

Vall d'Hebrón - Unidad de Fibrosis Quística
Unidad de Fibrosis Quística del Hospital Vall d’Hebrón

Gracias a estas propiedades higiénicas, que permiten reducir la propagación de enfermedades como la gripe o la gastroenteritis, el uso del cobre antimicrobiano está cada vez más extendido en lugares con un gran tránsito de personas, como hospitales, aeropuertos, estaciones de tren y metro, centros de enseñanza, oficinas o zonas comunes de edificios residenciales. En la actualidad, existen ya más de 400 instalaciones de cobre antimicrobiano en todo el mundo.

Los hospitales españoles se protegen con cobre antimicrobiano

En los últimos cuatro años, distintos centros hospitalarios de nuestro país han ido incorporando el cobre antimicrobiano como material para aquellas superficies que tanto el personal sanitario como los pacientes tocan con mayor frecuencia: tiradores y botones de apertura de las puertas, barras de las camas, teclados de ordenador, etc.

CUN - Unidad de Cuidados Intensivos

Unidad de Cuidados Intensivos de la Clínica Universidad de Navarra

Es el caso, por ejemplo, del hospital Vall d’Hebrón en Barcelona, que cuenta con superficies de contacto de cobre en su Unidad de Fibrosis Quística, la Clínica Universidad de Navarra y el Hospital Universitario de Ceuta, con instalaciones de cobre antimicrobiano en sus Unidades de Cuidados Intensivos o el Vithas Hospital La Salud de Granada, que recientemente ha equipado la UCI y los quirófanos con cobre antimicrobiano. De esta manera, se protege a los pacientes más vulnerables y a los trabajadores de estos centros hospitalarios del contagio de gérmenes, entre los que se encuentran superbacterias hospitalarias como el SARM.

Certificado por la EPA y por ensayos hospitalarios

La Agencia de Protección Ambiental de EEUU (EPA), tras llevar a cabo unas exhaustivas pruebas de laboratorio, certificó en 2008 las propiedades antimicrobianas del cobre y de varias aleaciones de cobre. Actualmente, más de 200 trabajos de investigación científica, entre los que se incluyen ensayos clínicos como los realizados en el Hospital Selly Oak de Birmingham (Reino Unido) y en las Unidades de Cuidados Intensivos de tres hospitales de EEUU, han constatado la eficacia antimicrobiana del cobre.


Vithas Hospital La Salud de Granada

Los resultados del ensayo en el hospital británico mostraron que las superficies de cobre, en una situación real de hospital, presentaban un 90% menos de contaminación bacteriana en comparación con las superficies de los materiales usados habitualmente en los hospitales. En Estados Unidos, la investigación llevada a cabo en las UCIs de tres hospitales y financiada por el Departamento de Defensa estadounidense, demostró que el uso de superficies de cobre antimicrobiano redujo en un 58% el riesgo de adquirir una infección durante la estancia hospitalaria.

Además, una de las características principales de las superficies de cobre antimicrobiano es que su eficacia para eliminar gérmenes causantes de enfermedades dura toda su vida útil, ya que se trata de superficies sólidas sin ningún tipo de tratamiento que pueda desgastarse con el paso del tiempo.