Propiedades del cobre

Propiedades químicas del cobre

El cobre pertenece al mismo grupo de la tabla periódica que la plata y el oro.  Estos tres metales son resistentes a la corrosión y relativamente inertes. En la mayoría de sus compuestos, el cobre puede tener valencia (estado de oxidación) +1 o valencia +2. Las soluciones acuosas de iones cobre en estado de oxidación +2 presentan un color azul, mientras que los iones cobre en estado de oxidación +1, son incoloros. El cobre y los compuestos de cobre le confieren un color verdoso a las llamas.

El cobre y las aleaciones de cobre son especialmente resistentes a la corrosión en comparación a otros metales de uso común, gracias a su capacidad para formar compuestos estables que le ayudan a protegerse contra los ataques de la corrosión. Cuando se expone a la atmósfera, en la superficie del cobre y sus aleaciones se forman capas protectoras de óxido y sales básicas poco solubles. El cobre puede alearse con algunos elementos que influyen de forma positiva en la formación de dichas capas.

Propiedades mecánicas del cobre

La norma UNE-EN 1173 define la designación de los estados para el cobre y las aleaciones de cobre. Según la norma de cada producto, puede haber propiedades o requisitos obligatorios asociados con los diferentes estados metalúrgicos. A efectos de la designación, el principal requisito obligatorio para cada estado se identifica con una letra: A para el alargamiento, H para la dureza (de Brinell o de Vickers), R para la resistencia a la tracción, etc.

Además del requisito de designación, puede haber otros requisitos obligatorios. Normalmente, después de la letra que designa el estado vienen 3 números para indicar el valor del requisito obligatorio (lo habitual es que este valor sea un mínimo).

Las propiedades del cobre, como la resistencia a la tracción y la dureza, también se pueden incrementar mediante las aleaciones, pero esto supone una reducción de la conductividad eléctrica. Así, por ejemplo, la aleación de cobre más resistente es la que combina cobre y berilio, dando como resultado una resistencia a la tracción de hasta 1500 N/mm².

Propiedades físicas del cobre

Conductividad eléctrica

La generación, transmisión y uso de la electricidad han transformado el mundo actual. Esto ha sido posible gracias al cobre, que cuenta con la mejor conductividad eléctrica de todos los metales de uso común, sólo superado por la plata.

El cobre impulsa la tecnología de hoy en día

Imagina un mundo sin electricidad: sin alumbrado eléctrico, televisores, reproductores de DVD, iPads, móviles, lavadoras, neveras, aspiradoras, ordenadores, coches, autobuses, trenes de alta velocidad, sistemas de transporte suburbano o tranvías.

Conductividad térmica

El cobre es un excelente conductor del calor (cerca de 1.000 veces más que la mayoría de materiales plásticos). Por tanto, es el material idóneo para todo tipo de aplicaciones en las que se necesita una rápida transferencia de calor como en los intercambiadores de las unidades de aire acondicionado, en los radiadores de los vehículos o en los disipadores de los ordenadores y otros aparatos electrónicos.

Las sartenes y ollas de alta calidad se recubren con cobre en su parte inferior para asegurar una distribución del calor rápida y uniforme y siguen siendo, hoy en día, la elección preferida por los chefs profesionales.

Facilidad de unión

El cobre se puede unir fácilmente mediante soldadura (fuerte y blanda), pernos o adhesivos. En la industria, esto resulta muy útil para sistemas de tuberías y embarrados, que son elementos esenciales en los sistemas de distribución eléctrica. Además, también es una característica importante para los artistas que realizan esculturas y estatuas, y para los joyeros y otros artesanos que trabajan con este metal tan hermoso.