Transporte

Transporte

Hoy en día, el cobre juega un papel esencial para garantizar la funcionalidad, eficiencia, comodidad y seguridad en los coches.

Es un componente fundamental de cualquier vehículo desde los inicios de la industria del automóvil

El cobre es un material multifuncional cuyas propiedades lo han convertido en un componente esencial desde los inicios de la industria del automóvil con la fabricación del modelo T de Ford en 1916. Hoy en día, el cobre juega un papel esencial para garantizar la funcionalidad, eficiencia, comodidad y seguridad en los coches. Incluso el modelo más básico contiene 1 km de cables, la mayoría de los cuales se utiliza para el transporte de datos, el envío de señales de control y el suministro de energía eléctrica. El peso total del cobre en un vehículo oscila entre los 15 kilos de un coche pequeño y los 28 kilos de un vehículo de lujo.

Equipo electrico

El motor, el alternador, los sistemas de luces y auxiliares, todos ellos requieren de una alta conductividad que resulte fiable. Cada vez se necesitará más cobre conforme los avances eléctricos en la industria del automóvil aumenten la seguridad y la automatización. Por sus características, el latón es ideal para las conexiones eléctricas.

Electrónica

Los diseñadores y fabricantes de coches desarrollan constantemente aplicaciones electrónicas que dependen de la conductividad eléctrica del cobre.

Sensores (presión, temperatura y velocidad)

Los sensores que se fabrican para la industria del automóvil suponen un tercio del mercado mundial de sensores. El sistema de sensores del coche permite, por ejemplo, detectar los peligros de la carretera, adaptar el sistema de frenado, controlar la temperatura interior y realizar pruebas de autodiagnóstico del vehículo. Dichos sistemas utilizan cobre, sobre todo, en bobinas y cables.

ABS o Sistema Antibloqueo de Ruedas

Fue una de las primeras tecnologías “inteligentes” que se diseñó para que la conducción fuera más segura al adaptar el frenado al agarre. Desde entonces, han aparecido toda una serie de soluciones complementarias relativas al frenado y agarre en carretera, incluyendo la tecnología EBD (Distribución Electrónica de Frenada) para una distribución mejorada de la fuerza de frenada o ESC (Control Eléctrico de Estabilidad) que mejora la estabilidad del coche.

Controles de conducción

El AICC (Control de Crucero Autónomo e Inteligente) es más que un regulador de velocidad, ya que permite que el conductor establezca una velocidad predeterminada que se mantendrá sin necesidad de pisar el acelerador. El sistema AICC controla la velocidad del vehículo de delante y modifica la del propio vehículo en consecuencia, manteniendo una buena distancia de seguridad.

Hoy en día los coches son mucho más que un simple medio de transporte. Se diseñan para ser cómodos y se equipan con espacios de trabajo y ocio. Gracias a un número de aplicaciones cada vez mayor que aprovechan los beneficios del cobre, los asientos cuentan con memoria y se ajustan automáticamente al pasajero, gracias a la instalación de pequeños motores. Los controles automáticos de temperatura mantienen un nivel confortable en el interior y es posible acceder a los sistemas de telecomunicación incluso en los coches más sencillos (sistemas de manos libres para teléfonos móviles, navegadores, detectores de seguridad, reproductores de DVD e incluso conexiones a Internet). El cobre ha abierto una nueva ventana al mundo.

En el futuro, es probable que contemos con sistemas de piloto automático que controlarán la conducción, la velocidad y el frenado. Un radar y cámaras de 360º controlarán el tráfico de manera constante y la posición del vehículo. Los cables de cobre conectarán la miríada de conectores, sensores, mini-ordenadores y sistemas avanzados de telecomunicación, situados bajo la capota de nuestros coches inteligentes y se encargarán de hacer posible todas estas ventajas.

Reducción de emisiones

El cobre juega un papel importante en los sistemas diseñados para reducir el consumo de combustible y las emisiones de CO2. Los sistemas de inyección directa permiten un control más preciso del ratio aire-carburante reduciendo así el consumo de combustible y las emisiones. Los árboles de levas tradicionales se están sustituyendo paulatinamente por válvulas electrónicas que mejoran la eficiencia del motor.

El cobre juega un papel importante en los vehículos híbridos y de pila de combustible. Por su parte, los científicos buscan de manera activa nuevos sistemas de propulsión. Por un lado, los híbridos, que combinan motores de combustión convencionales con motores eléctricos, pueden ofrecer una solución provisional. Los combustibles tradicionales se utilizan para viajes largos y los motores eléctricos para ambientes urbanos. Por otro lado, se está trabajando en el desarrollo de motores de pila de combustible, una solución que apenas genera contaminación. Ambos sistemas, cada uno de ellos con sus potentes motores, pueden contener hasta 12 kg de cobre.

Intercambiadores de calor

Se ha desarrollado un nuevo intercambiador de calor que utiliza la tecnología CuproBraze®, un proceso ambientalmente sostenible y con una inversión reducida. Se trata de un nuevo método de fabricación de radiadores sólidos y fiables  mediante soldadura de cobre/latón, con mayores ventajas en términos de rendimiento y costes que los radiadores de aluminio. Gracias a su resistencia a presiones elevadas y temperaturas extremas, esta tecnología cada vez se utiliza más en sectores de mercado que exigen una fiabilidad absoluta en condiciones extremas: camiones que realizan largas distancias, equipamiento agrario y de construcción, generadores y vehículos todoterreno. Cuando termina el ciclo de vida útil de los radiadores, el cobre se puede reciclar para producir nuevos radiadores u otros productos de cobre.

Circuitos de frenos

Los circuitos de freno de cuproníquel durarán toda la vida útil del vehículo sin que merme su seguridad. Volvo comenzó a utilizar tubos de cuproníquel al 90-10 en sus modelos de coche de 1976 y sigue utilizándolos hoy en día. Audi, Porsche y Aston Martin también los utilizan.

Caja de cambios

Cuando están en contacto con las partes móviles del motor, las aleaciones de cobre proporcionan una superficie que no se pega o desgasta con facilidad, pero que resulta lo suficientemente sólida para ofrecer un buen soporte. En esta aplicación actúa como cojinete. Los materiales que incluyen aleaciones de cobre se utilizan para horquillas y cojinetes de alto rendimiento.