Sistemas de tuberías

Sistemas de tuberías

El cobre es el material ideal para las instalaciones de agua potable, calefacción, gas y rociadores automáticos contra incendios.

El cobre es probablemente el material más utilizado para sistemas de tuberías en Europa.

Estas son las principales ventajas de las tuberías de cobre:

Fiabilidad y durabilidad: el cobre se ha utilizado en instalaciones de agua desde hace miles de años. Su fiabilidad ha sido probada durante décadas por millones de viviendas en las que se han realizado instalaciones de cobre y, hoy en día, continua siendo un material de referencia para los sistemas de agua, calefacción y gas en los edificios modernos.

Alta resistencia: el cobre es capaz de soportar altas presiones y temperaturas extremas (altas y bajas); en exteriores, es impermeable al oxígeno y resiste los rayos UV y los cambios de temperatura.

Versatilidad: los tubos de cobre se utilizan en un conjunto de aplicaciones muy amplio, cumpliendo siempre con los requisitos de presión, temperatura y seguridad exigidos: instalaciones de agua potable, sistemas de calefacción (tradicional y radiante), instalaciones de gas, sistemas de energía solar térmica, aire acondicionado, rociadores automáticos contra incendios, etc.

Ahorro energético: gracias a su excelente conductividad térmica, el cobre es el mejor material para el intercambio de calor; razón por la que los sistemas de calefacción radiante más eficientes cuentan con tubos de cobre.

Higiene: los tubos de cobre ayudan a combatir la proliferación de gérmenes y bacterias patógenas presentes en el agua como la Legionella.

Reciclabilidad: en caso de resultar necesaria la demolición o rehabilitación de un edificio, las tuberías de cobre se pueden reciclar completamente sin perder sus propiedades; por tanto, el volumen de residuos no se incrementa y se ayuda a mantener los recursos mineros.

Salubridad: con una pureza de cobre mínima del 99,90%, su composición no varía con el tiempo, ni contiene aditivos, compuestos orgánicos volátiles o pigmentos. Es también el material de referencia para transportar gases medicinales, como el oxígeno puro, en hospitales.

Estética: los tubos de cobre se pueden instalar a la vista y, gracias a su atractiva estética, se pueden utilizar incluso para crear radiadores de gran belleza.

Material universal: los tubos de cobre y sus accesorios cumplen con todas las normativas internacionales y se fabrican en medidas estándar sin problemas de incompatibilidades entre fabricantes lo que asegura su disponibilidad.

Agua potable

El cobre es el único material utilizado para el transporte de agua potable que tiene propiedades higiénicas inherentes, lo que minimiza el riesgo de proliferación de bacterias patógenas como la Legionella y ayuda a proteger la salubridad del agua. Diversos estudios han demostrado estas propiedades higiénicas y algunos hospitales han decidido instalar tuberías de cobre para proteger la salud de sus pacientes. Además, las tuberías de cobre sólo pueden liberar iones de cobre al agua, que son necesarios para el metabolismo de nuestro cuerpo: el agua que bebemos y utilizamos no contendrá aditivos, pigmentos, compuestos orgánicos volátiles u otros compuestos sintéticos.

Calefacción

El cobre es un material ideal para instalaciones de calefacción, gracias a su fiabilidad, seguridad y durabilidad. Con un punto de fusión de 1083ºC, el agua caliente o el vapor no afectan a la forma de los tubos y las altas temperaturas no acortan la vida útil de la tubería y, por consiguiente, de la instalación. Además, el cobre cuenta con una excelente conductividad térmica (cerca de 1.000 veces más que la de los materiales plásticos), por lo que es el material más eficiente para los sistemas que dependen del intercambio de calor. Este es el caso, por ejemplo, de los sistemas de calefacción por suelo y pared radiante: los sistemas con tubos de cobre necesitan menos metros de tubo en comparación con los sistemas de tuberías plásticas, lo que implica menos pérdidas de calor y un ahorro de energía en la bomba de circulación.

Transporte de gas

El tubo de cobre en instalaciones de gas se puede usar tanto en interiores y exteriores como en ciertos tramos de tubería empotrada o enterrada, ya que cumple con la normativa vigente y los requisitos de seguridad exigidos para este tipo de instalaciones. Por su impermeabilidad al oxígeno y su resistencia a las altas temperaturas y los rayos ultravioletas es idóneo para montajes en exterior, sin sufrir cambios en sus propiedades con el paso del tiempo. Además, el cobre es un material incombustible que en caso de incendio mantiene encerrado el fluido que transporta, no emite gases tóxicos y evita la propagación del incendio (clase A1 del Código Europeo Euroclases).

Sitio web con información detallada sobre las múltiples ventajas de usar tuberías de cobre para los sistemas de agua, gas y calefacción en nuestros hogares.