Ganadería y agricultura

Ganadería y agricultura

El cobre es esencial para el correcto crecimiento y el bienestar de plantas y animales.

El cobre es un nutriente esencial

El cobre es un micronutriente esencial para todos los tejidos vivos y es indispensable para el correcto crecimiento y el bienestar de plantas y animales. Los fertilizantes y piensos ricos en cobre cumplen con una función fundamental en la agricultura, para corregir la deficiencia de cobre en los campos de cultivo, y en la ganadería, para mejorar la producción de alimentos básicos.

Nutrición animal

En los animales, el cobre juega un papel importante en el uso del hierro para la formación de la hemoglobina. Una insuficiencia de cobre en los tejidos de los animales puede ocurrir de dos formas. Puede tratarse de una simple deficiencia directa de cobre causada por una falta de dicho elemento en el pienso, o bien puede darse por causas más complejas, en cuyo caso la cantidad de cobre que contendría la dieta estaría dentro de lo normal, pero habría otro factor o factores que impedirían de alguna forma su asimilación por parte del animal. Un buen ejemplo de este caso sería el molibdeno, cuyo exceso merma las reservas de cobre del animal, por lo que se desarrollará deficiencia de cobre a no ser que se suministren dosis adicionales.

Nutrición vegetal

Cómo cultivar dos mazorcas de maíz donde antes crecía solo una, es un problema al que nos enfrentamos constantemente. El cobre puede ayudar a aumentar la productividad de los campos, para seguir el ritmo del crecimiento de la población. Hace más de un siglo, la atención comenzó a centrarse en los principales nutrientes conocidos para las plantas: nitrógeno (N), fosfatos (P) y potasio (K). No fue hasta décadas después cuando, gracias a la disponibilidad de métodos de análisis más avanzados, se descubrió que existen muchos otros micronutrientes que resultan igualmente básicos para el crecimiento y bienestar de las plantas, por lo que cualquier deficiencia en alguno de estos elementos actúa como un factor limitativ

Preguntas frecuentes

¿Desde cuando se emplea el cobre en la agricultura?

El primer uso registrado data de 1761, cuando se descubrió que las semillas empapadas en una solución diluida de sulfato cúprico inhibían el crecimiento de hongos.

¿Qué es el caldo bordelés?

El científico francés Millardet buscaba una cura para el mildiu de la vid en el distrito de Burdeos (Francia), cuando se dio cuenta de que las viñas que franqueaban los caminos y que se embadurnaban con una combinación de sulfato cúprico y cal con agua para hacer que las uvas resultaran poco atractivas a los transeúntes, no padecían de mildiu.  Esta observación casual llevó a experimentos con mezclas de sulfato cúprico, cal y agua, hasta que en 1885, Millardet anunció al mundo que había hallado una cura para el temido mildiu, que se conoció como “caldo bordelés” y supuso el comienzo de de la fumigación preventiva de las cosechas.

¿Cómo se prepara el caldo bordelés?

El caldo bordelés se prepara con una mezcla de sulfato de cobre, cal hidratada (hidróxido de calcio) y agua. El método convencional para describir su composición consiste en indicar el peso del sulfato cúprico, el peso de la cal hidratada y el volumen de agua, por ese orden.

El porcentaje de sulfato cúprico respecto del peso del agua empleada determina la concentración del caldo bordelés. Un caldo bordelés al 1%, que es lo habitual, tendría la siguiente fórmula: 1:1:100, donde el primer 1 representa 1 kg de sulfato cúprico, el segundo, 1 kg de cal hidratada y el 100, 100 litros (100 kg) de agua.

¿Cómo se utiliza el cobre en la agricultura?

El sulfato cúprico, gracias a sus propiedades fungicidas y bactericidas, se ha empleado como desinfectante en explotaciones agrícolas y para el control y la prevención de ciertas enfermedades de los animales, como el flemón coronario ovino y bovino.