Aire acondicionado

Aire acondicionado

El cobre es un material cada vez más importante en el sector del aire acondicionado y la refrigeración

Los tubos de cobre se han utilizado durante muchos años en todo tipo de intercambiadores de calor. En respuesta a las necesidades del mercado y los objetivos regulatorios, la apuesta por la innovación de la industria del cobre ha modificado los intercambiadores de calor tradicionales para convertirlos en unidades más eficientes, sostenibles y económicas.

Los tubos de cobre de diámetro reducido reúnen todas las ventajas del cobre en serpentines para intercambiadores de calor más compactos y eficientes, reduciendo así el coste de los sistemas de aire acondicionado y refrigeración de alto rendimiento.

Los proveedores y fabricantes ya han empezado a producir nuevos sistemas de aire acondicionado y refrigeración basados en tubos ranurados de cobre de diámetro reducido, conocidos como “MicroGroove”, utilizando procesos de fabricación rentables y técnicas de montaje con las que ya están familiarizados.

Ventajas:

  • Fabricación y montaje económicamente rentables
  • Menor tamaño, menor peso y menores costes de material
  • Mayores coeficientes de transferencia de calor
  • Apropiado para los nuevos refrigerantes más ecológicos
  • Menor uso de refrigerante
  • Menor coste total del sistema.

Sitio web dedicado al uso de tubos ranurados de cobre de diámetro reducido para sistemas de aire acondicionado y refrigeración.

Preguntas frecuentes

¿Cuáles son las principales ventajas de los tubos de cobre para los sistemas de aire acondicionado?

Eficiencia energética: reducir el diámetro de los tubos de cobre en los serpentines supone aumentar la eficiencia energética en los sistemas de aire acondicionado y refrigeración.

Menos material: la reducción del diámetro de los tubos permite una transferencia de calor más eficiente y, en consecuencia, el uso de serpentines más pequeños y ligeros. Con menos material para aletas y tubos se podría obtener una transferencia de calor equivalente o superior; o bien, con el mismo material se podría obtener mucha más transferencia de calor.

Menos refrigerante: una ventaja adicional del uso de tubos de cobre es la reducción drástica en el volumen de refrigerante.

Durabilidad: los serpentines de tubos de cobre y aletas de aluminio o de tubos de cobre y aletas de cobre son duraderos y fiables. Cumplen con los requisitos del sector en cuanto a resistencia a la corrosión y una vida útil larga y fiable.

Familiaridad: los proveedores de tubos, fabricantes de equipos originales (OEM), ingenieros de sistemas mecánicos y contratistas de sistemas de climatización están muy familiarizados con la tecnología de los serpentines de tubos de cobre y aletas de aluminio.  Los materiales y los procesos son bien conocidos a lo largo de toda la cadena de valor.

¿Son necesarios los tubos de diámetro reducido para incrementar la eficiencia energética de los sistemas de aire acondicionado?

No. También se puede conseguir un sistema eficiente energéticamente con tubos convencionales (como los tubos de 3/8 pulgadas o 9,5 mm de diámetro), simplemente usando más tubos para incrementar la superficie disponible para la transferencia de calor. No obstante, esto supone un mayor peso del material para tubos y aletas, así como un mayor volumen de refrigerante. En general, si se emplean tubos de mayor diámetro, se necesitarán serpentines más grandes para obtener el mismo rendimiento y la misma eficiencia energética que se podría obtener en un sistema más compacto con tubos de menor diámetro.

¿Cuál es la principal ventaja de los tubos de menor diámetro en el diseño de serpentines para sistemas de aire acondicionado?

Los tubos de menor diámetro permiten una transferencia de calor más eficiente.

¿Qué quiere decir una transferencia de calor "más eficiente"?

Que se puede obtener el mismo o un mejor rendimiento con menos material para aletas y tubos. En otras palabras, se puede disipar más calor con menos material. ¡Menos tubo, más temperatura! Desde el punto de vista técnico, se puede diseñar un serpentín con tubos más pequeños con un “coeficiente de transferencia de calor” mayor, en comparación con los tubos de mayor diámetro.