Cobre antimicrobiano para todos los públicos

Estaciones de trenes y autobuses, aeropuertos, centros educativos e instalaciones municipales son algunos de los espacios de uso público que ya han incorporado superficies de cobre antimicrobiano.

El cobre y una amplia gama de aleaciones de cobre, como el bronce y el latón, forman una familia de materiales para superficies de contacto denominada Antimicrobial Copper, que se caracteriza por su eficacia rápida y de amplio espectro contra virus y bacterias causantes de enfermedades. Esta eficacia antimicrobiana hace que las superficies de cobre se utilicen cada vez más en lugares públicos con una gran afluencia de personas, como pueden ser estaciones, aeropuertos o gimnasios, y más aún en aquellos donde el cuidado de la higiene resulta especialmente importante, como hospitales y centros de enseñanza.

Diversas entidades públicas y privadas en todo el mundo han asumido el compromiso de incorporar superficies de cobre antimicrobiano en las instalaciones que gestionan, con el objetivo de cuidar la salud de sus usuarios y empleados a la vez que incentivan la expansión de estas medidas a otros lugares. Los municipios de Bezannes  en Francia y Vari-Voula-Vouliagmeni en Grecia, o la estación de Alameda en Santiago de Chile, son buenos ejemplos de ello.

Un servicio seguro desde la compra del billete

La estación de autobuses Alameda en la ciudad de Santiago de Chile, es el principal medio de transporte para más de diez millones de personas que viajan entre el norte y el sur del país. Con esta afluencia de público, las superficies de la estación que se tocan con mayor frecuencia son propensas a contaminarse con gérmenes que pueden sobrevivir durante días, semanas e incluso meses.

TurBus, la empresa que gestiona la estación Alameda, ha instalado planchas de cobre en los mostradores y bandejas de las taquillas de billetes como medida de protección para sus trabajadores y clientes, mejorando así el servicio ofrecido desde el momento de la compra del billete. Esta es la primera estación de autobuses a nivel mundial en tomar este tipo de medidas contra la propagación de infecciones entre el gran público.

Implicación desde las administraciones locales

Con la intención de convertir al propio ayuntamiento en referente de las nuevas iniciativas en materia de salud pública, el gobierno local de Bezannes, un pueblo cercano a la ciudad francesa de Reims, ha instalado cobre antimicrobiano en los principales edificios públicos. Las manijas y tiradores de las puertas y los pasamanos de las escaleras del ayuntamiento, de la oficina de asistencia social y del centro cultural, incorporan superficies de cobre antimicrobiano. Así contribuyen a cuidar la salud de los ciudadanos que acuden a realizar diversas gestiones o a participar en las diferentes actividades socioculturales del municipio.

Protección especial para los más pequeños

Cada vez se va implantando más el uso del cobre antimicrobiano en colegios y jardines de infancia. El propio ayuntamiento de Bezannes ha instalado manijas, tiradores y pasamanos hechos de cobre antimicrobiano en las puertas y escaleras de uno de los colegios públicos del municipio. Así mismo, el municipio griego de Vari-Voula-Vouliagmeni lidera una iniciativa para instalar superficies de cobre antimicrobiano en más de 30 centros educativos de la región. De hecho, varias escuelas infantiles de este municipio ya han empezado a incorporar elementos de cobre antimicrobiano en puertas, mobiliario, interruptores de la luz y perchas para colgar la ropa.

Ensayos clínicos realizados en Estados Unidos, Reino Unido y muchos otros países, han demostrado que las superficies de cobre antimicrobiano reducen en más de un 80% la contaminación en relación a superficies equivalentes sin cobre.